Saltar al contenido

Triada

Éramos una triada maldita que no volverá a ser,
Éramos un enfermo deseo que no volverá a existir;
Tú el unicornio, él el dragón, yo la serpiente.

Y lo que fuimos no volverá a ser,
El oráculo hablo,
La profecía no se cumplió,
No salvamos al mundo ni mucho menos nuestra vida absurda.

Agonizamos de nuevo, desérticos en una tierra sin Dios.

Delirio VII

Eras tú mi amante perfecta,
Señora mía de deseos, lujurias y pasiones prohibidas.

Eras tú y serás siempre mi bellísima fantasía,
Mi amada,
Mi perfecta y eterna poesía.
La diosa de mis sueños de agonía.

Mi risa,
Mi consuelo,
Mi amor magnífico,
La desesperación neurótica sin freno.

Mi sol,
Mi luna,
Mi soporte,
Mi elefante fiel que el mundo sobre tu lomo sostenías.
Mi amante perfecta.

Sígueme

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.