Saltar al contenido

Vacaciones

Estaba tirada en la cama mirando al techo, esperando que llegase la iluminación. Las palabras correctas, las decisiones acertadas. Todo como por obra de magia, sin que tuviera que esforzarme demasiado.
Me invito un café, le dije que le aceptaba un té, aún detesto el café, en eso no he cambiado. Sigo siendo después de todo la misma, el mismo trazo, los mismos colores, la misma línea gráfica, las misma ideas; lo único que ha variado es la técnica, quizá haya mejorado quizá empeorado.
Me llevo a un bar, cantamos toda la noche, al final me fastidie de verlo. Muy a pesar de que fuese mitad idea mía, mitad idea de él.
Y él seguía insistiendo, tentándome, también a la locura.
Tenía la cabeza llena de ideas, la nariz llena de mocos, las viseras llenas de mierda. Estaba tirada en la cama, rebosante de sueños lujuriosos, de pensamientos conservadores. Una contradicción tras otra, en eso se resumía mi vida.
Los días eran largos, pesados, cansados. Mendigaba lo “mendigable” sea o no que esto realmente existiera. Permanecía encerrada, evitando el mundo, la comunicación. Evitaba cualquier tipo de tentación. Me comportaba peor que  aquellos fanáticos religiosos.
Sufría con una sonrisa en la cara, con las marcas de mis actos encima. Mis aventuras se limitaban a los garabatos en mi sketchbook.
Estaba tirada en la cama esperando que llegase a mí la cordura por misericordia divina.

Domingo 6 Febrero 2011

Sus tragedias se han escrito en verso para quitarle un poco de pena a los hechos. No sirven sus sentidos. Dentro de sí, hay algo muerto.

Se enteró en el camino de que las cosas han cambiado. No tiene amigos. Se encuentra plantado en la zona cero, perdido del resto del mundo.

\”El mundo está callado ahora, solo es necesario quedarse quieto para poder empezar a entender las cosas\”, esas son las mentiras que les dicen a algunos idiotas. No creo en esas cosas, ni en otras tantas. Yo no tengo fé, ni amor.

Está contando los minutos para que empiece el drama de la mujer violada. Sí, es así de humano, de miserable, de cruel. Ve las tragedia correr y las disfruta, se deleita de ellas. Es así de humano, no le importa nada bajo sus pies.

Tragedia inhumana

Domingo 6 Febrero 2011

Sus tragedias se han escrito en verso para quitarle un poco de pena a los hechos.
No sirven sus sentidos.
Dentro de sí, hay algo muerto.

Se enteró en el camino de que las cosas han cambiado.
No tiene amigos.
Se encuentra plantado en la zona cero,
perdido del resto del mundo.

“El mundo está callado ahora, solo es necesario quedarse quieto para poder empezar a entender las cosas”, esas son las mentiras que les dicen a algunos idiotas.
No creo en esas cosas, ni en otras tantas.
Yo no tengo fe, ni amor.

Está contando los minutos para que empiece el drama de la mujer violada.
Sí, es así de inhumano, de miserable, de cruel.
Ve las tragedias correr y las disfruta, se deleita de ellas.
Es así de inhumano, no le importa nada bajo sus pies.

Sígueme

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

Irracionalidades

Llevaba veinte minutos parada en la intersección de Malecón y Loja llorando peor que la magdalena a su señor.
Había analizado detenidamente los graffitis en la pared del baño de mujeres, asombrada, confundida, atraída.

Al final de cuentas, quedarse ahí no iba a cambiar en nada la situación.
Sabía perfectamente donde quedaba el lugar del calvario y el silencio le había apoderado los sentidos. Ya no percibía los olores. Mostraba al fin lo que siempre había sido, la peor de las mujeres, la más grande idiota.

Jugaba con su árbol de espinas enormes, bailaba con la lagartija que únicamente le hacía compañía, no era nada, haba sido timada. Tenía el don de desquiciarse en menos de un segundo, sin motivos según el mundo estúpido, con un millón de motivos, según su enferma mente.

Y sin previo aviso dejo de hablar, paro el llanto y empezó a sonreír con locura y malicia.

“No debería subestimarme.” – Fue su último pensamiento.