Saltar al contenido

Reflexiones

20:21 horas.

Era un cuerpo más en su cama, con las piernas abiertas, el pecho descubierto. Le mostraba al cliente su pequeño, profanado y entristesido ser.

En noches tristes le había dicho su madre que si no mostraba la mercadería no se vendería.

Era nadie, una de esas sombras a las que se les confiesa los peores pecados, a las que se les insinúa rebasar el limite.

Se habia vendido por palabras estupidas y un poco de alcohol.

Después de la sesión de deleite sadomasoquista se encerró en el baño a limpiar las marcas de lápiz labial.

Envuelta en ira tomó las tijeras de su abuela y se corto cada uno de sus cabellos, nuevamente.

Era de esas a las que se llama para la cita pero no se le pregunta como está. Esas tonterías no son necesarias.

Plegarias

Yo confieso que en silencio le rezo a aquel que me acompaña sin ser visto.
Cierro los ojos e imagino las palabras dibujarse en mis labios como la primera vez que me enseñaron ese dulce arte. Y creo no sentir miedo.

Envuelta en sueños me adormezco en su manto protector. Camino por la calle desesperante en luces, absurda, loca en ruidos; mirando al cielo, suplicando.

A %d blogueros les gusta esto: