Saltar al contenido

MME

Miércoles 4 Mayo 2011
0:36 horas

Estás loca, loca, LOCA. Y muchas letras “a” consecutivas acompañaban su última palabra. Su voz al principio suave, al final brutal y desquiciante se apoderaba de la habitación, del entablado, del teatro y los espectadores.

Recordé hoy por un instante sus labios, tan distintos a los de otros. Los dibuje en mi mente con la forma exacta que tomaban al decir aquellas palabras, su afirmación, mi condena, la burla de los que nos acompañaban.

El, obviamente, se jactaba de sus dotes de psiquiatra. Tonterías. Pero sus palabras, sus gritos y vociferaciones no detendrían mi alma, ni detenían mi diminuta fé. El podía gritarme frente a cualquiera lo que se le diera la gana, yo no cambiaría. Solo le diría adiós.

A %d blogueros les gusta esto: