Saltar al contenido

Tanto, todo

Tanto. Todo.
Estoy colisionando. Estoy cayendo tristemente sobre mis rodillas.
Desganada, decepcionada, desvalorizada.

Tanta ira, todo es tristeza.

Tengo un millón de palabras atoradas en mi garganta golpeando con ira para salir. Hay un millón de ideas que se azotan contra misma manos esperando que la tinta las dibuje sobre todo el maldito papel.
Estoy harta, cansada, furiosa. Desvalorizada.

Tanta ira dentro de mi. Toda la maldita angustia destruyendome por dentro.

Estoy harta, furiosa gritando insultos por todos lados. Estoy careada, frustrada, mamada.

Tanta miseria aguantada, tanto maldito desprecio. Tanda basura. Doy vueltas sobre mi maldito eje buscando una estúpida solución que no existe. Estoy cansada, consumida. Estropeada.

He sujetado mis malditas ganas y las he asfixiado con desprecio. Son despojos de mi maldito esfuerzo infra valorado. Estúpidos sueños de una cría que aun cree en los cuentos.

Miseria. Asco. Llanto. Voy a consumir las pocas horas que me quedan deshaciendo mi ser en amargura.

Facebook – Twitter – Instagram – Etsy Shop – Shop Camaleón

Oscuridad

A veces me domina la inseguridad y te pregunto con voz mustia ¿me quieres?. Otras veces la inseguridad me ataca por la espalda, y desgarro mis brazos con cuchillas. La misma maldita pregunta despedaza mis sesos: ¿Me quieres? ¿En serio me quieres?

No necesito un preámbulo para dejar florecer todas mis ideas, no necesito narrar una introducción a mis sentimientos: te quiero, y tanto cariño me consume.

Bebes de mi, de mi deseo, de mi sexo. Bebo de ti. Las ganas son ese lazo que nos une.

Oscuridad.

¿Qué soy? En mis entrañas burbujea el sentimiento. El cruel cariño.
Soy adrenalina, impulsos nerviosos. Soy cariño.

Estamos ubicados al final de la sala envueltos en oscuridad.

A %d blogueros les gusta esto: