Saltar al contenido

Pensar

¿Por qué haces esto? ¿Por qué me haces esto?
Mi cabeza da vueltas una y otra vez. Estamos peleando una y otra vez, de nuevo. No eres él indicado, me lo dicen las entrañas, me lo susurran los árboles cuando el viento los balancea.
Estoy jugando a la ruleta rusa y tengo más una bala en contra. Estoy dejando mi pecho descubierto para que me disparen.

¿Estás ahí?

¿Estás ahí?
De nuevo tengo miedo. No puedo controlarme, de nuevo.
Me carcome el miedo, me paralizan los fantasmas que habitan en mi cabeza.


¿Estás ahí?

Hoy me siento perdida, no sé dónde estoy parada. Me tiemblan las manos con frenesí. Llevo una hora o dos llorando y no sé cómo solucionar el caos que he creado.
Estuve tendida en la cama durante toda la noche recordando cómo me abrazabas cuando me azotaba las pesadillas durante la noche.

¿Estás? ¿Estás ahí? Te extraño. ¿Puedes escucharme? El silencio es pesado. Casi no puedo respirar.

¿Estás ahí?

¿Estás ahí?
De nuevo tengo miedo. No puedo controlarme, de nuevo.
Me carcome el miedo, me paralizan los fantasmas que habitan en mi cabeza.


¿Estás ahí?

Hoy me siento perdida, no sé dónde estoy parada. Me tiemblan las manos con frenesí. Llevo una hora o dos llorando y no sé cómo solucionar el caos que he creado.
Estuve tendida en la cama durante toda la noche recordando cómo me abrazabas cuando me azotaba las pesadillas durante la noche.

¿Estás? ¿Estás ahí? Te extraño. ¿Puedes escucharme? El silencio es pesado. Casi no puedo respirar.