Saltar al contenido

Sola

Redacto una feliz y positiva carta llena de ideas esperanzadoras, relucientes, ensoñadoras.

Y NADA DE ESO ES VERDAD.

Estoy parada en un pie sobre la línea limítrofe entre la locura y la cordura mientras el viento me mece hacia el precipicio que alberga la más grande agonía de la existencia.

Mi alma. Mi golpeada alma se queja.

Pensar

Me detengo a pensar durante un breve instante, me detengo a reflexionar y recobrar las fuerzas que acabo de perder, nuevamente.
Y, de forma rápida y breve, como una estrella fugaz surcando el cielo, vuelven las ideas atroces a mi cabeza.

Me detengo a pensar, de nuevo. Como si fuera un rito, como si fuera una manía de la que dependo. Me detengo y, nuevamente, busco las fuerzas que, pienso, me hacen falta.
Y a veces se me salta una lágrima, y otras veces me tiemblan las manos y me muerdo los labios. Y, de vez en cuando, solo cierro los ojos dejando que las ideas, las ideas atroces, me posean. Lloro, golpeo e insulto y la cabeza me empieza a dar vueltas.

Me detengo a pensar, cansinamente, de nuevo. Sin estar convencida que hacerlo tenga sentido, sin creer que me sirva para algo. Me detengo a pensar hasta que las ideas pesan en mi cabeza y me duermo.

A %d blogueros les gusta esto: