Saltar al contenido

Gallito peleón

Cuando era niña y mi abuela me veía despeinada, me decía que parecía un gallito peleón. Ella hablaba de los gallos de pelea porque antes del combate todo el plumaje se les alborota. Desde aquel entonces cada vez que veo a una persona con el cabello desordenado recuerdo como ella me llamaba.

Durante la media mañana salimos a comprar frutas y en la despensa encontramos un melón estrella de unos 20 cm de diámetro, que al final del día comimos entre Fran y yo. Por otro lado, hoy almorcé garbanzo y no saben cómo lo disfruté.

Espero que tengan una linda noche.

Día del libro

¿Hola queridos míos, cómo están? Para celebrar el día del libro me he dibujado como normalmente leo: acostada en la cama con el libro sobre la cara (a expensas de que se caiga sobre ella) y en pijama. Esta es mi pijama favorita, una bermuda celeste hecha con tela fina y una camiseta color gris que era de un primo.

Espero que tengan un lindo día.

Más horas de sueño

Hola queridos míos, ¿cómo están? ¿Cómo estuvo su semana?

¿Alguna vez han tenido tanto sueño que se duermen en cualquier lugar, tanto sueño que solo piensan en dormir? ¿Alguna vez han tenido tanto sueño que les cuesta levantarse de la cama en la mañana y aunque suene la alarma se vuelven a meter bajo las sábanas?

Así estuve el día de hoy, con tantos deseos de dormir un poco más. Claro, ahora son las 9 pm y ya no tengo sueño.

Espero que tengan una linda noche.

Lo cotidiano

Me encanta ilustrar lo cotidiano, las cosas que ocurren durante el día a día. Y bueno, mis últimos días solo se tratan de tomar té y trabajar.  

Sinceramente hoy no tenía idea qué dibujar, y tampoco tenía muchas ganas de hacerlo. Hasta que escuché esa frase en las noticias y pensé en ilustrar algo que hago todos los días.

Espero que tengan una linda noche.

Facebook – Instagram – Shop Camaleón – Podcast

La prueba de amor

Cuando era adolescente, en clase de religión las monjitas siempre nos hablaban de las “pruebas de amor” y nos daban el discurso sobre amor propio, respeto al cuerpo y verdacero amor de pareja que ustedes ya pueden imaginar. Pero hoy no voy a hablar sobre eso.

Sin importar la edad que tengamos, nos encontramos con situaciones que nos hacen cuestionar sobre los sentimientos que tenemos. “¿Qué cosas harías por amor?” esa es una de las ideas que vienen a mi cabeza de vez no cuando.

Está es una escena real que ocurrió la semana pasada con Fran. Debo señalar que no me gusta la cebolla y que al final pasé la prueba.

Tesoros del pasado

Hola queridos míos ¿cómo han pasado? Yo he tenido unos días muy buenos. Ayer quería contarles algunas cosas que pasaron el día domingo y ¡aquí voy!

 

Fran vino a casa y estuvo revisando la lavadora (sí, Fran tiene una vaga idea sobre cómo arreglar una lavadora), mientras tanto yo me estuve limpiando las repisas y cajas donde guardo mis libros, sketchbooks, hojas, lápices de colores y pinturas.

Encontré unas carpetas del 2007 y 2008 que guardaban bastantes hojas de diferentes colores, tipos de papel, y formatos; había desde papel bond, hasta cartulina plegable. Y, como es poco probable que use todo ese papel suelto decidí fabricar un nuevo sketchbook con la mezcla de papeles.
También me topé con cajas que tenían un arete con forma de manzana que usaba cuando tenía 8 años (aproximadamente), crayolas, acuarelas y stickers que no recordaba que tenía. Con las crayolas y algunos lápices de colores que no uso armé otra cajita que le dí a mi sobrino para que el pinte.

Más tarde, después de botar algunas cosas, y poner en orden algunos dibujos viejos, quise ver alguna serie nueva en Netflix y encontré Santa Clarita Diet. Les confieso que vi el primer capítulo y no me gustó. ¿Ustedes la han visto? ¿Les gusta? Si es así cuéntenme por qué, para saber si le doy otra oportunidad.

Con esto me despido, espero que tengan una linda noche.

Facebook – Instagram – Shop Camaleón – Podcast

Poquito cerquillo

A los 13 años aprendí a cortarme mi cabello, después de cometer un sin número de intentos entre prueba y error; en esa época llevaba el cabello por el trasero, y había bastante para practicar.

En la actualidad ya no corto todo mi cabello, cada cierto tiempo voy al peluquero para que empareje las puntas y le de forma. Pero continúo cortando mi cerquillo, emparejándolo, le doy el tamaño que me gusta, y a veces le doy un poco de volumen.
Pero, a veces no lo dejo exactamente como quiero.

Es muy posible, que así como a mí, a veces no te quedará bien el cerquillo, y con el afán de prevenir errores les voy a compartir algunos tips muy rápidos para dejarlo bien.

5 tips para cortar cerquillo o flequillo:

  1. Corta 1 o 2 dedos más abajo: Este creo que es uno de los tips más importantes para cortar bien el cabello, y el que olvidé en esta ocasión. Corta un poco más abajo de donde deseas tener el cerquillo
  2. Corta por mechones: a veces, cuando cortas todo el cabello de un solo tijeretazo queda irregular (sobre todo si tienes bastante cabello o si es grueso). Separa tu cerquillo en mechones y cortarlos uno por por uno.
  3. Corta ligeramente las puntas: Después de obtener el tamaño y la forma que querías para tu cerquillo corta un poquitito (menos de 1 cm de cabello) las puntas con la tijera en dirección vertical. De esta forma las puntas no quedaran rectas como una regla y se verá un poco más natural.
  4. Solo hazlo cuando tengas tiempo: si estás apurada o si vas tarde a algún lugar corres el riesgo de no dedicarle tiempo para dejarlo bien, a la medida que quieres y no alcanzar a corregir errores.
  5. O mejor no lo hagas: Si no eres buena cortando papel te sugiero que no te cortes el cabello tu misma. Pídele a alguna persona que te ayude. 
Espero que esto te sirvan y consigas el cerquillo que deseas. Y luego no estés buscando formas para peinarlo porque lo dejaste muy corto (como estoy ahora jajaja).