Saltar al contenido

Abrazar la soledad

Un viaje para aprender a estar solo.

Hola soledad, que bonitos son los momentos contigo. De vez en cuando pienso en esto y me sorprendo a mi misma.

Hace unos años atrás no soportaba la soledad. Me desesperaba, me sentía ansiosa, angustiada cuando estaba sola, cuando no tenía con quien hablar o cuando nadie respondía mis mensajes.

Me había inventado que estar sola significaba que no le importaba a nadie y que no era valiosa. Pensaba que mi valor como ser humano dependía completamente de la cantidad de personas que tuviera a mi alrededor, la cantidad de admiradores, seguidores, amigos, personas a quien contarle cosas y que me podrían responder.

Luego comencé a trabajar en mi misma, en mis pensamientos y sentimientos. Fue un proceso largo (y aún no termina) y en este tiempo he aprendido a sentirme bien con la soledad, a estar bien conmigo misma.
Aprendí a transformar los momentos de silencio y la abstracción en mis mejores amigos.

¿Cómo trabajas en estar solo?

Estas son algunas cosas que me han servido para lidiar con la soledad, disfrutar del tiempo conmigo misma y no morir en el intento.

  1. Busca alguna actividad que puedas hacer solo y disfrutes: Empieza haciendo una lista de todas las actividades que se te vengan a la cabeza que una persona puede hacer sin otros. Y si no se te ocurre nada ¡Googlealo! Esta lista no solo será una motivación, también será una tentación de esas cosas maravillosas que podrías hacer.
  2. Anota todos los beneficios de estar solo: Una lista con todos los beneficios de pasar tiempo a solas me ayudó a tener una motivación para arriesgarme a pasar tiempo sin compañía. Saber que iba a mejorar como persona era una de las motivaciones que me repetía frecuentemente para continuar en este viaje.
  3. Analiza qué es lo que más te da miedo de estar solo: Así fue como empecé a curarme. Tengo la costumbre de hacer diarios, en ellos tomaba notas de mi experiencia con la soledad: qué es lo que me molesta, porqué me molesta, a qué le tengo miedo. El conocimiento es poder, sobre todo cuando se trata de auto conocerse.
  4. Haz esas cosas que te da pena intentar frente a otros. Desde querer ser cantante, podcaster, modelo, comediante, o artista. La soledad es el escenario perfecto para indagar en esas cosas que anhela tu alma hacer y que te da vergüenza que otros vean. Toma el tiempo contigo mismo como esa oportunidad para explorar aquellas cosas y descubrir cuánto te gustan realmente sin los ojos de otros encima.

Sígueme

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

El año viejo

En Ecuador celebramos el fin de un año con un ritual de fuego, pirotecnia y ceniza.
Construimos un monigote de papel, azerrrín, madera, cartón y a veces ropa vieja a quien llamamos «El Año Viejo». A las 00H00 del 1ero de Enero cada familia sale de su casa con su «viejo», lo apila junto a los monigotes de los vecinos, les lanzan gasolina, juegos pirotécnicos (camaretas, diablillos, metralletas, volcanes, rosas chinas, tumba casas, etc) y le encienden fuego.

Continue Reading →

A %d blogueros les gusta esto: