Saltar al contenido

Unos días fuera de casa

A los 11 años, durante un viaje del colegio, sentí por primera vez la angustia de la falta oxígeno y el desconcierto de no saber cómo detenerlo.

No sé nadar, cada vez que Fran y yo vamos a un complejo con piscina me da tips para empezar a hacerlo.

En los últimos meses me he dado cuenta que mi condición emocional ha ido decayendo: tengo menos pensamientos positivos, me resulta más complicado volver a enfocarme en cosas, proyectos. Los fines de semana no quiero salir de la cama y en las mañanas me demoro más en despertar.

Conozco esta sensación desde hace algún tiempo atrás y no me agrada. Siento como si una bruma negra me rodeara y tomase control de mi mente, mis ganas y mis fuerzas.

Algunos días me rindo ante el letargo y el desgano. Otros, por el contrario, me convierto en una excelente contrincante. Salir de casa suele ser uno de mis golpes más certeros. Cambio de ambiente y mi atención se enfoca en el paisaje, conversaciones, situaciones cotidianas: La vida.

Estos días de feriado estuve bastante tiempo fuera de casa. Cuando era adolescente y vivía en casa de mi madre no me preocupaba por dejar la casa sola, los ladrones, los platos sucios o las plantas que no han sido regadas. Mudarme a vivir sola ha enriquecido mi perspectiva, ahora no dejo de pensar en mi pequeña sábila, mi piso que necesita ser barrido porque Suelto una gran cantidad de pelo, y en la puerta que me aterra que pueda ser forzada y roben mis lápices de colores o cuadernos de dibujo.

Estos días he estado conversando con Fran, y después de releer este post él me sugirió que vuelva a escribir, que cuente las historias que hay en mi cabeza, las cosas que he vivido y las cosas que pienso. Y aquí me ven.

Sígueme

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

Breve ensayo sobre el miedo

En este instante no logro recordar algún momento de mi vida en el que no sintiera miedo, desconcierto o nerviosismo.

A veces pienso que el miedo es parte de mi configuración, como un plug-in que vino instalado de fábrica en el software de mi cerebro. Suelo creer que estoy mal, que quizá sentir tanto miedo es una muestra de debilidad o desequilibrio.

Continue Reading →
A %d blogueros les gusta esto: