Saltar al contenido

Anticipo a la despedida

Mis rodillas han caído al suelo rendidas, vencidas. Me falta el aliento. Me tiemblan las manos. Hay un nudo en mi garganta, no puedo tragar, hablar, ni gritar.

El dolor parece tan grande que derrumba mi ser. Soy un alfeñique que da vueltas entre la pena y la angustia. Soy sólo el residuo de lo que fuéramos juntos. De lo que ya nunca podremos ser.

La tristeza me embarga como un diluvio, como un alud que arrasa con todo. Que lo destruye todo a su paso. Que consume y devora lo que toca en un instante. Y no me queda tiempo para pensar, para sentir, para encontrar una solución. Ya no estás. No lo entiendo, no lo creo, ni siquiera lo quiero pensar: no estás.

No me queda lógica, pasión, ni deseo. No puedo respirar. No sé cómo respirar si ya no te tengo aquí.

Tu ausencia es como una sentencia. Un desgarrador desenlace para esta historia que se precipita a terminar. Tus ojos ya no me ven y yo jamás podré volver a ver los tuyos, de nuevo.

Tu amor se ha transformado, se ha transfigurado. Ha salido de tu cuerpo para habitar en todo lo que me rodea. Mi hogar se va contigo, se fue contigo.

Es éste el miedo a la pérdida, al abandono. Es ésta soledad lo que consume mi alma. Es el deseo de control, de que nada cambie y podamos continuar nuestras vidas como-siempre lo que me conduce a la locura.

Facebook – Twitter – Instagram – Etsy Shop – Shop Camaleón

Breve ensayo sobre las expectativas

Bien reza el dicho: Roma no se hizo en un día.

Está bien soñar en grande, el inconveniente es cuando nos ilusionamos con un deseo sin estructura y creamos expectativas muy elevadas.

Nuestras expectativas se convierten en perfeccionismo, creemos que si no logramos ser “exitosos” al primer intento entonces es inútil el esfuerzo, o nos decepcionamos por no tener los mismos resultados que otras personas al primer intento.

Las metas se construyen paso a paso, se llega al punto Z avanzando por las otras letras del abecedario, y el éxito lleva tras de sí trabajo constante y duro. Si no logras tu big dream después del primer intento no permitas que las expectativas de “cómo debería verse” te detengan. Analiza cuándo “lo que esperas que ocurra” se ve irreal, y modifica tu estrategia en la marcha. No es tan importante la forma como logres tus objetivos como cumplirlos

Facebook – Twitter – Instagram – Etsy Shop – Shop Camaleón