Saltar al contenido

Un atentado a la vista

No volveré a ver al ají seco con los mismos ojos.

Estas viñetas están basadas en una vivencia real que ocurrió hace 4 días mientras veíamos Harry Potter y la Orden del Fénix y comíamos pizza.

1/5
2/5
3/5
4/5
5/5

La moraleja: nunca recostarse en las piernas de una persona que come cualquier alimento con ají seco, y nunca comer ají seco y sobre la cabeza de otra persona. Siempre en caso de emergencia llamar a un doctor de confianza.

Algún día, cuando nuestra descendencia vea estas ilustraciones, sabrán todas las veces que nos aporreamos entre nosotros sin mala intención.

Facebook – Instagram – Shop Camaleón – Podcast