*Esta es la versión extendida de una publicación que hice en Instagram y Facebook.*

¿Te ha pasado esto?

Las circunstancias de la vida te abruman, no ven soluciones a los imprevistos, le preguntan a dios/el universo/la vida por qué me pasa esto a mi, o por qué todo lo malo “me pasa”. Las circunstancias parecen más grandes y los días se vuelven una sucesión de “eventos desafortunados”.

Y por si acaso te lo estés preguntando este no es un discurso que pretende venderte la cura a tus problemas, un lavado cerebral o un master express.

Esto es una historia basada en mi experiencia, cosas que con prueba y error he aprendido a resolver por mi misma.

Si algo de lo que he mencionado te ocurre primero voy a decirte una verdad a voces: no eres el único, no estás solo, hasta a la persona más fuerte, independiente o feliz suele encontrarse en la misma situación.

Y la respuesta es bastante obvia: sal de tu lugar oscuro, da una vuelta y piensa en todas las cosas que hay en tu vida y te provocan felicidad. 
A veces solo hace falta cambiar el panorama para que tu cerebro e instinto de supervivencia encuentre las soluciones que estás buscando.

Sé que cuando estamos en el momento “circunstancial” no resulta sencillo ver el lado positivo de la vida, pero aunque estés en una situación muy triste hay pequeños detalles que no se niegan: estás vivo, y siempre que tengas vida encontrarás una forma de superar los obstáculos.
Y como diría la famosa frase: Don’t worry, be happy.

Espero que tengas una excelente noche, buen inicio de semana y que tu vida sea ligera en cada paso que das.

 

FacebookTwitterInstagram