A veces puedo creerme Superman y nadie puede decir algo.
Soy como un pequeño duende azul, a pesar de ser roja.
Me he visto encerrada entre cuatro paredes, con un revolver junto a la sien. ¿Y dónde esta mi príncipe azul que me salve?
Soy como un león hambriento, devorare a mi captor de una mordida antes de morir en la espera del príncipe que no existe.