Sabe que decir para enamorar, para detener la razón y convertir a cualquiera en una animal enloquecido en lujuria.
Eso es el, un devorador de vírgenes.
No importan los sentimientos, ilusiones y sueños del cuerpo a ser profanado.