Sus tragedias se han escrito en verso para quitarle un poco de pena a los hechos. No sirven sus sentidos. Dentro de sí, hay algo muerto.

Se enteró en el camino de que las cosas han cambiado. No tiene amigos. Se encuentra plantado en la zona cero, perdido del resto del mundo.

\”El mundo está callado ahora, solo es necesario quedarse quieto para poder empezar a entender las cosas\”, esas son las mentiras que les dicen a algunos idiotas. No creo en esas cosas, ni en otras tantas. Yo no tengo fé, ni amor.

Está contando los minutos para que empiece el drama de la mujer violada. Sí, es así de humano, de miserable, de cruel. Ve las tragedia correr y las disfruta, se deleita de ellas. Es así de humano, no le importa nada bajo sus pies.