Navego por las calles en un mar de voces inconstantes, y a veces las voces salen de mi, parten de mi, de mi interno, de mi yo, de mis ansias por volar lejos, quizá muy cerca del Puyo, muy cerca de la Amazonía y sus poco atractivos aborígenes.

Es primitivo el sentimiento de culpa dentro de mí.

No estoy contándoles mis sueños, estoy contándoles mis tragedias, mis iras y angustias

Soy peculiar en las mañanas en las que no creo en nada, un monstruo en las tardes soleadas. Soy amorosa durante las noches y nostálgica en las madrugadas

Niña