Muchas veces me siento frente al espejo y me pregunto ¿quien soy?, miro mis ojeras esperando que ellas me hablen, quiza dirían que necesito mas horas de sueño. O quizá no digan nada.
Muchas veces nos preguntamos a nosotros mismos quienes somos, o como realmetne somos. Unos hablan siempre de lo bueno, y muchas veces se preocupan demasiado por exagerar sus virtudes. A veces prefiero exagerar mis defectos, es una comisión más interesante que dedicarme a hablar sobre lo maravillosa que creo ser. Y así es como nace la chica del garfio.

*Da click para ver en grande
Usa una máscara de pez en el rostro, un garfio en la mano y un lindo vestido amarillo.