“Honestamente mereces que te masacren a patadas.” 

Esa es una de las frases que digo en aquellos pequeños diálogos que tengo contigo en el silencio de la noche, en la oscuridad. Y podría decirte todos lo que sueño que te pasa, lo que sueño que le pasa a las personas como tú, mal nacidos de alguna pobre mujer que no tiene la culpa de nada, a hijos poco deseados, victimas del odio que solo saben dar odio. Inconsciente, esa es la forma bonita como te llamo, pero tú no lo entiendes, tu cerebro es enfermo, sufre de eso a lo que otros llaman estupidez.

\”This is the anteroom of death”

La poesía se me da muy bien, tu eres mi musa, mi musa de odio. Mi poesía sangrienta. Solo puedo escribir rimas de odio gracias a ti.

Mereces lo que alguna vez tu padre menciono. Y no siento pena de tus pocos recursos mentales. No siento nada.