Lo colores son opacos, el mundo se tuerce hacia un lado. No siento las manos, la nariz me hormiguea y empieza a adormecerse. Estoy entrando.

Ahora comprendo tantas frases chicles.

Es como el primer momento de lucidez de la vida, todos es claro y te das cuenta qué tus pensamientos están perdiendo cordura. Sientes como te alejas. Estas perdiendo la batalla y eso te encanta.