El primer rostro que encontramos en la calle es el tímido.

Él es ese personaje que se ruboriza fácilmente no importa la circunstancia, a veces anda con la cabeza agachada y suele trabarse al hablar.