A diario se me escapan los recuerdos de las manos, las memorias.
No recuerdo las notas exactas de tu voz, más si la volviera a escuchar revivirías completo en mi interior.
No recuerdo a que sabían tus besos, ni el olor de tu cuerpo al despertar por la mañana. Ni siquiera puedo recordar cómo me mirabas.

El tiempo es mi mejor amigo, la añoranza parece que se acaba.

¿Estás? ¿Dónde estas?

No podía imaginar una vida sin ti y ahora, que la tengo, no entiendo como continuo respirando. Puedes recordarme ¿qué fue lo que pasó?

Caminaba por la calle, con prisa, andando rápidamente por que él me esperaba. Aún me parece extraño como recuerdo también esto. Aún me parece extraño saber que no volverás a estar aquí.