Tengo un centenar de cosas que hacer y el tiempo se me escapa.
Tengo un millón ideas en la cabeza que no puedo detener, mis ojos se llenan de miedos mientras mis manos tiemblan ferozmente.

Tengo pocas esperanzas y a mis pocas esperanzas se le suman los obstáculos contra los que debo luchar.

El tiempo se acaba.