–¡DEJA EL DRAMA!– Grita una voz en lo más profundo de mi cabeza. –deja el drama– suelta con ojos demenciales, con seguridad. –Deja el drama– susurro.