Me detengo un segundo.
Colapso un segundo.
Me angustio durante un miserable segundo.


El tiempo avanza implacable sobre mi y mientras tanto estoy pensando en el pasado, mientras tanto estoy buscando la forma de mejorar las cosas que ya pasaron.

¿Qué estoy haciendo?
Pierdo el tiempo sollozando por aquellas cosas que no voy a cambiar, que no tienen que cambiar.
Pierdo el tiempo soñando que mi historia se ve de una forma diferente cuando no es necesario que sea así.