He buscado un millón de formas de escapar de todo, y al final las cosas se reducen a cobardía.
He buscado distintas maneras de desaparecer, y al final de cuentas, nada es real.
He buscado la formula perfecta para desconectarme de la vida y en el momento justo me da miedo.

Soy como una hoja seca en un charco y me dejo llevar por el viento a ningún lugar. Estoy a la deriva; la maldita vida no tiene rumbo.

Y de nuevo estoy así, sin ritmo, sin ganas, llena de miedo. No hay respuesta en mi cabeza, mis manos están paralizadas del miedo y volví a perder el sueño. Quiero escapar.

He escuchado la misma canción un centenar de veces, he visto la misma película en una y otra ocasión. Nada tiene sentido.

¿Cómo detengo todo? ¿Cómo dejo de sentir?

Hoy no hay esperanza en mi interior. Soy la misma coraza vacía que era antes. Hoy nada tiene sentido.

– Miedo – Susurra la voz en mi cabeza, y siento como todo empieza a desvanecerse frente a mi, pierdo el rumbo, el ritmo, las ganas.

Hoy solo tengo miedo.