Antes que nada, ¡les deseo un feliz día de la paz a todos!

El post que tenía planeado publicar el día de hoy era totalmente diferente a esto; pero dando vueltas en Internet caí en cuenta de la fecha y decidí hacer escribir e ilustrar esto que me trae muchos buenos recuerdos.

Desde que tengo memoria el día de la paz era una celebración importante en el colegio en el que estudié, se preparaban sketches, posters, ilustraciones, el coro preparaba un repertorio de canciones, algunos estudiantes se presentaban con temas escritos por ellos mismos, el grupo de danza armaba una coreografía y algún estudiante o profesor daba un discurso o leía un texto. Todo este despliegue de creatividad y talento formaba el Festival por la Vida y por la Paz al que, en algunas ocasiones, se invitaba a padres, amigos y ex alumnos para celebrar este día y reflexionar todos juntos sobre la situación actual del mundo: las guerras, los atentados, los asesinatos y el odio que en diferentes situaciones se vive.

Hay cosas que no se pierden con los años, y después de mucho tiempo continúo creyendo firmemente esa frase de Gandhi que daba vueltas en las pizarras del colegio por el día de la paz:


“No hay caminos para la paz, la paz es el camino.”