Hoy en la mañana revisaba las redes sociales y después de leer comentarios preocupados, críticas, plegarias y memes sobre las elecciones en EEUU empecé a reflexionar sobre cómo este mar de publicaciones catastróficas y apocalípticas pueden provocar ansiedad e incertidumbre en aquellos que lo lean.

Siempre van a existir momentos de cambio en los se pondrán a pruebas nuestras actitudes como seres humanos y en los que tenemos la oportunidad de sacar lo mejor de nosotros; y en situaciones como estas una de las mejores cosas que podemos hacer es ser fuente de tranquilidad y esperanza para los que nos rodean.

Mantengamos la esperanza.