Cuando era niña y mi abuela me veía despeinada, me decía que parecía un gallito peleón. Ella hablaba de los gallos de pelea porque antes del combate todo el plumaje se les alborota. Desde aquel entonces cada vez que veo a una persona con el cabello desordenado recuerdo como ella me llamaba.

Durante la media mañana salimos a comprar frutas y en la despensa encontramos un melón estrella de unos 20 cm de diámetro, que al final del día comimos entre Fran y yo. Por otro lado, hoy almorcé garbanzo y no saben cómo lo disfruté.

Espero que tengan una linda noche.