Hoy quiero desearle feliz día a la mujer que me enseñó a amar los libros, disfrutar la investigación y que siempre tuvo paciencia para responder las preguntas más raras que se me ocurrieran. Aún ahora, cuando no sé algo ella es quien despeja mis dudas.