Esos días en los que no me entiendo y paso escuchando la misma canción triste toda la semana.