Llegó el mal humor de visita y parece que quiere quedarse conmigo por un periodo de tiempo. Voy a hacerle un espacio, a dejarlo que fluya hasta que considere que llegó el momento de partir. Resulta liberador dejar que las emociones avancen hasta que pierden peso, en lugar de reprimirlas e intentar estar «de buenas» todo el tiempo.