Saltar al contenido

Niña

Navego por las calles en un mar de voces inconstantes, y a veces las voces salen de mi, parten de mi, de mi interno, de mi yo, de mis ansias por volar lejos, quizá muy cerca del Puyo, muy cerca de la Amazonía y sus poco atractivos aborígenes.

Es primitivo el sentimiento de culpa dentro de mí.

No estoy contándoles mis sueños, estoy contándoles mis tragedias, mis iras y angustias

Soy peculiar en las mañanas en las que no creo en nada, un monstruo en las tardes soleadas. Soy amorosa durante las noches y nostálgica en las madrugadas

Niña

Autoretrato

Miércoles 25 Mayo 2011

Navego por las calles en un mar de voces inconstantes, y a veces las voces salen de mi, parten de mi, de mi interior, de mi yo, de mis ansias por volar lejos, quizá muy cerca del Puyo, muy cerca de la Amazonía y sus poco atractivos aborígenes.

Es primitivo el sentimiento de culpa dentro de mí

Yo no estoy contando mis sueños, estoy contándoles mis tragedias, mis iras y angustias.

Soy peculiar aquellas mañanas en las que no creo en nada.

MME

Miércoles 4 Mayo 2011
0:36 horas

Estás loca, loca, LOCA. Y muchas letras “a” consecutivas acompañaban su última palabra. Su voz al principio suave, al final brutal y desquiciante se apoderaba de la habitación, del entablado, del teatro y los espectadores.

Recordé hoy por un instante sus labios, tan distintos a los de otros. Los dibuje en mi mente con la forma exacta que tomaban al decir aquellas palabras, su afirmación, mi condena, la burla de los que nos acompañaban.

El, obviamente, se jactaba de sus dotes de psiquiatra. Tonterías. Pero sus palabras, sus gritos y vociferaciones no detendrían mi alma, ni detenían mi diminuta fé. El podía gritarme frente a cualquiera lo que se le diera la gana, yo no cambiaría. Solo le diría adiós.

Dudas

15:35 horas

Hay cosas que tú no entiendes y que, para tu buena fortuna, quizá jamás entiendas. En cambio yo, me volveré loca, desesperaré viendo las razones de las acciones, sabré los \”por qués\” y me seguiré preguntando un centenar de cosas. Mis dudas aumentarán como los frutos de la vid, y ellas traerán nuevas dudas.
Tú por otra parte andarás por el mundo distante de razonamientos absurdos, de estúpidas preguntas que quizá nunca tengan una respuesta, vagaras sin dudas, en tu cabeza sin incertidumbres innecesarias, verás las flores como simples creaciones de Dios, yo le preguntare a Dios sobre ellas y él no me responderá.

Y en tus sueños (sueños color de rosa) las princesas son tranquilas doncellas obedientes. Yo me mantendré despierta todas las noches con preguntas sin sentido que me harán olvidar que es soñar. Mis descansos estarán acompañados por pesadillas que intentarán descifrar el mundo. Pensaré en muchos \”tal vez\” que no se dieron.

Entonces, nos veremos mañana: tú no pensarás, yo dudaré de cada paso.

A %d blogueros les gusta esto: