No sé hace cuánto tiempo empezó a burbujear el miedo en mi interior, no sé hace cuánto tiempo empezó la dependencia.
Estoy cansada, confundida y segura de que en cualquier momento el monstruo va a volver a salir. Ya no sé cómo detenerlo, no sé cómo controlarlo. He vuelto a perder el rumbo de mi vida. Me siento perdida.