Me emociono cuando me escribe, me tiemblan las manos cuando sé que nos vamos a ver.

Yo no sé dónde dejé la cabeza, ya no sé cómo lo empecé a querer.
Me escucho hablando de él con ese cariño que sale desde muy dentro de mi ser.