A veces parece que las adversidades fueran insuperables. A veces pensamos que hay cosas que nunca nos van a tocar, que nunca le va a pasar a tu familia.

Luego se rompe la burbuja y nos damos cuenta que lo único seguro en la vida es que todos vamos a morir.

Y así pasa. Las personas se van.