Todos estamos jodidamente conectados

Sin tratar de minimizar lo crítico de la situación mundial actual, ni las personas que hemos perdido. Ni lo grave que están las cosas en algunos países.

¿Eres consciente lo revolucionario que es todo lo que esta pasando?
Nunca antes nos había preocupado tanto cómo estuvieran los demás. Y nunca antes habíamos sido tan consciente de cómo la vida de cada uno de los seres humanos sobre este planeta está conectada.
Pero como era de esperarse algunos aún no lo entienden.

A los 15 años (más o menos) escuché por primera vez la teoría de los 6 grados de separación en un capítulo de CSI. Y desde ese día quedé prendada de ella, le dio sentido a muchas cosas a mi alrededor.

Me atrevo a creer que si todos los seres humanos comprendiéramos cómo funciona este precepto seríamos más responsables con el distanciamiento social necesario durante la cuarentena que estamos viviendo.

Este es el ejemplo le ponía a Fran durante el desayuno cuando le contaba hablábamos sobre este tema: imagina que el señor de la tienda se enferma y no toma las medidas de bio-seguridad necesarias, tu te enfermarías, contagiarías a tus padres, ellos a sus amigos.
El señor de la tienda podría contagiar a cualquier vendedor ambulante que trabaje por aquí, y ellos a su vez contagiarían a sus familias al otro lado de ciudad. En un abrir y cerrar de ojos media ciudad estaría contagiada y contagiando, porque una persona no se cuidó, o peor, no dijo que estaba enfermo y no se hizo la prueba para tomar medias.

Este ejemplo sería una linda metáfora sino fuera real. Si no resultara que eso es lo que ocurre en nuestro país, EEUU, España, Italia y quizá otros lugares.

Me estremezco al pensar que hay un sin número de personas que podrían estar enfermas y nadie lo sabe, porque no se les ha realizado las pruebas o porque no lo hablan por el qué-dirán. El conocimiento es poder, dijo alguna vez alguien muy sabio.

Todo lo que estamos viviendo es tan extraño. Un día me preocupa una cosa, y cuando empiezo a asimilarla aparece algo nuevo que me saca de mi sitio, que no entiendo, que me aterra. Son tiempos de cambio bruscos, que vienen como oleadas uno atrás del otro.

A lo largo del día, de los días, tratamos de hacer caso omiso a los rumores desalentadores. Me enfado cuando escucho información aterradora. Pero se que lo que siento no es enojo, es miedo disfrazado. Es mi cerebro reptiliano atacando, tratando de sobrevivir a lo desconocido.

Esto es como una maldita guerra a ciegas, contra algo que es invisible, intangible.


Descubrimientos en la cuarentena:
• La Teoría de los 6 grados de separación. Como 1 persona del planeta está conectada a otra que se encuentra del otro lado del mundo por una cadena de conocidos. > https://bit.ly/2UGM5Bj
• Cerebro reptiliano > https://bit.ly/2UEWLAo

Facebook – Instagram – Shop Camaleón – Podcast