Una de las situaciones que viví a raíz de la cuarentena por COVID fue que mi ansiedad y estrés aún entraron seriamente y empezaron a que afectar mi creatividad y motivación. Todos los días sentía que estaba en modo Sobrevivencia, al llegar la noche me encontraba tan exhausta mental y emocionalmente por esforzarme para ser funcional en el trabajo que perdí la conexión con mi creatividad y leo deseo para dibujar.

Esa fue una de las razones por las que hace unos meses me inscribí en un curso de Arte Terapia guiado por una psicóloga, porque quería trabajar en mi autoestima, confianza y sin darme cuenta terminé recolectando con mi lado creativo.

A veces me resulta más fácil desarrollar una tarea que alguien más te pone, que crear desde cero.

Proceso

Para esta sesión usé unos trozos de papel Canson que adquirí entre el 2008 y 2012, el tono amarillo es porque el papel envejeció por el mal almacenaje.

El tono amarillento que el papel cogió a través de los años le da un toque diferente, vintage a la ilustración.

Utilicé lápices de colores acuarelables. Después de dedicarme por mucho tiempo a la ilustración digital usar medios tradicionales me saca de mi zona de confort, y me invita a ser más cuidadosa. En la segunda imagen pueden ver que hice un mini boceto con la combinación de colores para asegurarme que me gustaría el resultado final.

¿Ustedes cómo se reencuentran con la creatividad?

Sígueme

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.