A veces mis pensamientos me abruman, y permito que las ideas llenas de miedo y rabia me absorban.

Durante mucho tiempo estuve buscando algo, sin haber entendido que no me faltaba nada, que estoy plenamente completa.

Y, como en la arquitectura gótica, Dios se mostraba mediante la luz que entraba por los gigantescos ventanales. Hoy quiero compartir con el mundo la luz que hay en mi interior, el amor que crece en mi interior. Ya encontré cual es mi propósito para este año, y para el resto de mi vida. Voy a ser la fuente.

Sígueme

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.