Saltar al contenido

Abrazar la soledad

Hola soledad, que bonitos son los momentos contigo. De vez en cuando pienso en esto y me sorprendo a mi misma.

Hace unos años atrás no soportaba la soledad. Me desesperaba, me sentía ansiosa, angustiada cuando estaba sola, cuando no tenía con quien hablar o cuando nadie respondía mis mensajes.

Me había inventado que estar sola significaba que no le importaba a nadie y que no era valiosa. Pensaba que mi valor como ser humano dependía completamente de la cantidad de personas que tuviera a mi alrededor, la cantidad de admiradores, seguidores, amigos, personas a quien contarle cosas y que me podrían responder.

Luego comencé a trabajar en mi misma, en mis pensamientos y sentimientos. Fue un proceso largo (y aún no termina) y en este tiempo he aprendido a sentirme bien con la soledad, a estar bien conmigo misma.
Aprendí a transformar los momentos de silencio y la abstracción en mis mejores amigos.

¿Cómo aprender a estar solo?

Aquí te dejo unos consejos de las cosas que me han servido para aprender a estar sola, y para disfrutar el tiempo conmigo misma.

  1. Busca alguna actividad que puedas hacer solo y disfrutes: Empieza haciendo una lista de todas las actividades que se te vengan a la cabeza que una persona puede hacer sin otros.
  2. Anota todos los beneficios de estar solo: Una lista con todos los beneficios de pasar tiempo a solas te ayudará a tener perspectiva sobre esto. Puedes comenzar
  3. Analiza qué es lo que más te da miedo de estar solo: Así fue como empecé a curarme, entendiendo qué era lo que me daba miedo, y lo que quería repeler. Sabiendo empecé a trabajarlo para sanarlo.

Sígueme

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

A %d blogueros les gusta esto: