Saltar al contenido

Silencios

Hay silencios incómodos que se sienten como hiel. Que se deslizan sobre nosotros y desdibujan lo que fuimos, lo que podríamos ser.

Días turbulentos, de mareas de emociones, confusiones, incertidumbre.
Vacíos, inseguridades que afloran a la superficie. Taciturnos, solitarios.

Soy un ente inerte, agonizante, desconectado de todos, con miedo a crear lazos que podría perder. Con miedo a conectar con la persona equivocada y terminar engañada, usada. Soy un ser añorando amor. Sola. Solo sola.

Y por otro lado, hay silencios que son calma, necesarios, vitales. Que nos recargan, que nos devuelven perspectiva y se transforman en puente entre dos ideas.

Estoy sola en el silencio de las horas que acaecen sobre mi, del tiempo que transcurre, que avanza como las gotas de lluvia al otro lado de la ventana. Estoy sola en este limbo, en este punto medio entre lo que existió y lo que ya no está.

Hay silencios huecos, como cuevas sin salida. Hay silencios que cubren el espacio, que cubren las habitaciones. Hay silencios vacíos de vida que me recuerdan que ya no estás.

Sígueme

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

Abrazar la soledad

Hola soledad, que bonitos son los momentos contigo. De vez en cuando pienso en esto y me sorprendo a mi misma.

Hace unos años atrás no soportaba la soledad. Me desesperaba, me sentía ansiosa, angustiada cuando estaba sola, cuando no tenía con quien hablar o cuando nadie respondía mis mensajes.

Me había inventado que estar sola significaba que no le importaba a nadie y que no era valiosa. Pensaba que mi valor como ser humano dependía completamente de la cantidad de personas que tuviera a mi alrededor, la cantidad de admiradores, seguidores, amigos, personas a quien contarle cosas y que me podrían responder.

Luego comencé a trabajar en mi misma, en mis pensamientos y sentimientos. Fue un proceso largo (y aún no termina) y en este tiempo he aprendido a sentirme bien con la soledad, a estar bien conmigo misma.
Aprendí a transformar los momentos de silencio y la abstracción en mis mejores amigos.

¿Cómo aprender a estar solo?

Aquí te dejo unos consejos de las cosas que me han servido para aprender a estar sola, y para disfrutar el tiempo conmigo misma.

  1. Busca alguna actividad que puedas hacer solo y disfrutes: Empieza haciendo una lista de todas las actividades que se te vengan a la cabeza que una persona puede hacer sin otros.
  2. Anota todos los beneficios de estar solo: Una lista con todos los beneficios de pasar tiempo a solas te ayudará a tener perspectiva sobre esto. Puedes comenzar
  3. Analiza qué es lo que más te da miedo de estar solo: Así fue como empecé a curarme, entendiendo qué era lo que me daba miedo, y lo que quería repeler. Sabiendo empecé a trabajarlo para sanarlo.

Sígueme

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

Soledad

Soy habitante de la nada, del vacío. Soy soledad y miedo. Mi alma es presa de la tormenta de inseguridades en las que se engendró mi corazón.

Nací en el miedo, crecí en la ansiedad. Habito en una nación de terror y angustia.

Aún no te he dicho lo obsesionada que estoy con los romances con finales tristes, con los dramas y los corazones rotos. Aún no te he dicho como mi mente se excita con las historias turbulentas, y el horror.
Perdóname si un día me rompo, perdóname si un día te destruyo.
No me encuentro a mi misma.
Solo soy la angustia por destruir todo.

Soy un ente inexistente al otro lado de una conversación en Internet. Y no tengo nada que ofrecer más que soledad a quien me toque.

Sígueme

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.