La combustión espontanea de nuestros cuerpos mata los bellos instantes de amor.
Flojos y desganados tus besos me embriagan de seducción.