Anoche te llame por milésima vez entre mis sueños, esperando que llegaras a mi sonriendo.

Anoche estuviste conmigo en una cruel y sádica ceremonia.

Hoy te necesito más que en otras ocasiones.