Saltar al contenido

Superman

A veces puedo creerme Superman y nadie puede decir algo.
Soy como un pequeño duende azul, a pesar de ser roja.
Me he visto encerrada entre cuatro paredes, con un revolver junto a la sien. ¿Y dónde esta mi príncipe azul que me salve?
Soy como un león hambriento, devorare a mi captor de una mordida antes de morir en la espera del príncipe que no existe.

El Pasado

Solía creer que era capaz de cambiar al mundo, pero me di cuenta que esas idioteces no existen.
Solía tener fe y esperanza.
A %d blogueros les gusta esto: