Lunes 9 de septiembre del 2013

Le pregunté si me quería.
Le pregunté qué sentía.
Le pregunté si pasaría toda la vida conmigo.

Prométeme romanticismo y paciencia, prométeme eternidad.

Le pregunté si realmente me quería y mi alma quedó desnuda a sus pies. Entre nosotros ya no cabía la vergüenza.