Publicado el Deja un comentario

Mariposas

Es tan duro y tan triste cuando todo cambia sin previo aviso. Ahora tengo un nudo en el pecho que podría ahogarme. Estoy sola dando vueltas en mis entrañas. Sin hambre extrañando lo que no debe extrañarse.

Me quiere, lo quiero pero todo es tristeza. Las mariposas murieron hace mucho tiempo.

Estoy reflejando mis sentimientos. Las cosas que siento por él las plasmo en ti para no sentirme perdida. A pesar de eso lo quiero tanto que prefiero negarlo, imaginar que todo lo que siento es culpa del cambio hormonal que se produce en mi cada mes.

¿Puedes arrojar algo de luz sobre mis sentimientos? ¿Puedes decirme que me querrás para siempre? Aún soy muy ingenua, aún tengo la vaga esperanza de que es posible querer para siempre.

Tengo un nudo en el pecho que me está ahogando. Estoy creando conversaciones confusas, mi corazón realiza llamadas necesitadas de afecto sin sentido. Te hablo a ti y le hablo a él. Le hablo a él y ahora tu eres el personaje principal, ahora tu eres el centro de mis pensamiento. Y las mariposas que me provocaba él colapsaron. Después de todo solo son capaces de vivir un día.
Publicado el 3 comentarios

Ganas

A veces todo carece de sentido. A veces me faltan ganas para todo. Pierdo el interés como pierdo uno a uno mis cabellos durante el día.
A veces me veo a mi misma como una broma cruel: amante de la ilustración sin ganas de ilustrar, amante de la escritura sin ganas de escribir.

A veces no hago nada porque me hacen falta ganas para vivir.

Publicado el 3 comentarios

Ganas

A veces todo carece de sentido. A veces me faltan ganas para todo. Pierdo el interés como pierdo uno a uno mis cabellos durante el día.
A veces me veo a mi misma como una broma cruel: amante de la ilustración sin ganas de ilustrar, amante de la escritura sin ganas de escribir.

A veces no hago nada porque me hacen falta ganas para vivir.

Publicado el Deja un comentario

Fuera de mi

53 minutos antes del amanecer me doy cuenta que quizá nada valga tanta pena. Empiezo a dudar de todo, el hastío me embarga.

Abro los ojos antes de que el sol abra los suyos para tenderme sobre la cama y cuestionarle a Dios los acontecimientos de los últimos días. Para pedirle explicaciones por toda la miseria. Y mis reclamos son otro monólogo desabrido, otro de esos a los que el público, aburrido, prefiere dejar inconcluso.

¿Alguien me está escuchando?

Quiero irme. Correr en cualquier dirección, eso es lo de menos. Quiero escapar, dejar al amante de turno tendido sobre la cama y tomar mis cosas. Quiero encerrarme lejos, sola. Y darle rienda suelta a la tristeza que burbujea abriéndose paso hacia mis ojos. Quiero quedar fuera de servicio.

Las cosas nunca han sido fáciles, ni tu ni yo somos fáciles.

Publicado el Deja un comentario

Fuera de mi

53 minutos antes del amanecer me doy cuenta que quizá nada valga tanta pena. Empiezo a dudar de todo, el hastío me embarga.

Abro los ojos antes de que el sol abra los suyos para tenderme sobre la cama y cuestionarle a Dios los acontecimientos de los últimos días. Para pedirle explicaciones por toda la miseria. Y mis reclamos son otro monólogo desabrido, otro de esos a los que el público, aburrido, prefiere dejar inconcluso.

¿Alguien me está escuchando?

Quiero irme. Correr en cualquier dirección, eso es lo de menos. Quiero escapar, dejar al amante de turno tendido sobre la cama y tomar mis cosas. Quiero encerrarme lejos, sola. Y darle rienda suelta a la tristeza que burbujea abriéndose paso hacia mis ojos. Quiero quedar fuera de servicio.

Las cosas nunca han sido fáciles, ni tu ni yo somos fáciles.

Publicado el Deja un comentario

Tanto, todo

Tanto. Todo.
Estoy colisionando. Estoy cayendo tristemente sobre mis rodillas.
Desganada, decepcionada, desvalorizada.

Tanta ira, todo es tristeza.

Tengo un millón de palabras atoradas en mi garganta golpeando con ira para salir. Hay un millón de ideas que se azotan contra misma manos esperando que la tinta las dibuje sobre todo el maldito papel.
Estoy harta, cansada, furiosa. Desvalorizada.

Tanta ira dentro de mi. Toda la maldita angustia destruyendome por dentro.

Estoy harta, furiosa gritando insultos por todos lados. Estoy careada, frustrada, mamada.

Tanta miseria aguantada, tanto maldito desprecio. Tanda basura. Doy vueltas sobre mi maldito eje buscando una estúpida solución que no existe. Estoy cansada, consumida. Estropeada.

He sujetado mis malditas ganas y las he asfixiado con desprecio. Son despojos de mi maldito esfuerzo infra valorado. Estúpidos sueños de una cría que aun cree en los cuentos.

Miseria. Asco. Llanto. Voy a consumir las pocas horas que me quedan llorando amargura.

Publicado el Deja un comentario

Tanto, todo

Tanto. Todo.
Estoy colisionando. Estoy cayendo tristemente sobre mis rodillas.
Desganada, decepcionada, desvalorizada.

Tanta ira, todo es tristeza.

Tengo un millón de palabras atoradas en mi garganta golpeando con ira para salir. Hay un millón de ideas que se azotan contra misma manos esperando que la tinta las dibuje sobre todo el maldito papel.
Estoy harta, cansada, furiosa. Desvalorizada.

Tanta ira dentro de mi. Toda la maldita angustia destruyendome por dentro.

Estoy harta, furiosa gritando insultos por todos lados. Estoy careada, frustrada, mamada.

Tanta miseria aguantada, tanto maldito desprecio. Tanda basura. Doy vueltas sobre mi maldito eje buscando una estúpida solución que no existe. Estoy cansada, consumida. Estropeada.

He sujetado mis malditas ganas y las he asfixiado con desprecio. Son despojos de mi maldito esfuerzo infra valorado. Estúpidos sueños de una cría que aun cree en los cuentos.

Miseria. Asco. Llanto. Voy a consumir las pocas horas que me quedan deshaciendo mi ser en amargura.

Facebook – Twitter – Instagram – Etsy Shop – Shop Camaleón

Publicado el Deja un comentario

Oscuridad

A veces me domina la inseguridad y te pregunto con voz mustia ¿me quieres?. Otras veces la inseguridad me ataca por la espalda, y desgarro mis brazos con cuchillas. La misma maldita pregunta despedaza mis sesos: ¿Me quieres? ¿En serio me quieres?

No necesito un preámbulo para dejar florecer todas mis ideas, no necesito narrar una introducción a mis sentimientos: te quiero, y tanto cariño me consume.

Bebes de mi, de mi deseo, de mi sexo. Bebo de ti. Las ganas son ese lazo que nos une.

Oscuridad.

¿Qué soy? En mis entrañas burbujea el sentimiento. El cruel cariño.
Soy adrenalina, impulsos nerviosos. Soy cariño.

Estamos ubicados al final de la sala envueltos en oscuridad.