Saltar al contenido

Otro día gris

Me he visto azotada por la tristeza, me he visto consumida por la preocupación. Es otro día gris, otro día que no termina de tener sentido. Otro confuso instante lleno de ira y dolor.

Se me escapa la tristeza

Despierto sola en la cama, despierto envuelta en melancolía. Es un día nuevo, igual que todos los otros miserables días que han dado vueltas a mi alrededor. Solo soy una ficha, una pieza en el juego del destino.

Te recuerdo como el alma en pena recuerda al verdugo instantes antes de la ejecución. Te siento, como si nunca hubiera decidido que lo mejor era correr lejos de ti.
No hay nada, no soy nada y a cada paso la tormenta se aferra dentro y más dentro de mi.

Es otro día gris. Otro de esos días en los que me quedaba encerrada en casa fantaseando ideas de muerte y destrucción.
Llueve demencialmente. Hablo con el cielo, le suplico que termine conmigo antes de que el dolor lo haga por mí.

Se me escapa la tristeza, se me acaban las ganas. Es otro día en el que no encuentro las fuerzas para continuar, otro día en el que no termino de entender si la angustia es emocional o física. Otro día en el que la locura me guía. Otro día frío, con deseos alejarme de todos, de todo.

Las inseguridades me consumen, las angustias me están consumiendo. Estoy enferma, los recuerdos y los miedos están carcomiendome por dentro. Llevo 20 minutos parada frente al espejo metiéndome en la cabeza la idea de que todo saldrá bien. —Al final y al cabo ¿no dicen que las enfermedades son cuestiones mentales?— Me repito mientras tomo las medicinas en las que hace mucho perdí la fe. Grandes lagrimones surcan mi rostro. Es otro día gris, otro de esos días en lo que todo colisiona a mi alrededor, y si dependiera de mi, el desgano ya hubiera agotado mi existencia.

Otro día gris

Me he visto azotada por la tristeza, me he visto consumida por la preocupación. Es otro día gris, otro día que no termina de tener sentido. Otro confuso instante lleno de ira y dolor.

Se me escapa la tristeza

Despierto sola en la cama, despierto envuelta en melancolía. Es un día nuevo, igual que todos los otros miserables días que han dado vueltas a mi alrededor. Solo soy una ficha, una pieza en el juego del destino.

Te recuerdo como el alma en pena recuerda al verdugo instantes antes de la ejecución. Te siento, como si nunca hubiera decidido que lo mejor era correr lejos de ti.
No hay nada, no soy nada y a cada paso la tormenta se aferra dentro y más dentro de mi.

Es otro día gris. Otro de esos días en los que me quedaba encerrada en casa fantaseando ideas de muerte y destrucción.
Llueve demencialmente. Hablo con el cielo, le suplico que termine conmigo antes de que el dolor lo haga por mí.

Se me escapa la tristeza, se me acaban las ganas. Es otro día en el que no encuentro las fuerzas para continuar, otro día en el que no termino de entender si la angustia es emocional o física. Otro día en el que la locura me guía. Otro día frío, con deseos alejarme de todos, de todo.

Las inseguridades me consumen, las angustias me están consumiendo. Estoy enferma, los recuerdos y los miedos están carcomiendome por dentro. Llevo 20 minutos parada frente al espejo metiéndome en la cabeza la idea de que todo saldrá bien. —Al final y al cabo ¿no dicen que las enfermedades son cuestiones mentales?— Me repito mientras tomo las medicinas en las que hace mucho perdí la fe. Grandes lagrimones surcan mi rostro. Es otro día gris, otro de esos días en lo que todo colisiona a mi alrededor, y si dependiera de mi, el desgano ya hubiera agotado mi existencia.

"Rolling In The Deep" camino a casa

Andaba por la calle que intercepta con la avenida principal hacia mi casa, tenia las piernas aruñadas, y el corazón lleno de amor.
Pensaba en mi madre, faltaban 15 minutos para las 10 de la noche y ella estaría furiosa, con deseos de matarme y castigarme una vida entera por llegar tan tarde.
Rezaba y suplicaba que ella aun no hubiese llegado de la fiesta del trabajo, que no me fuera a castigar, mientras en mis audífonos sonaba \”Rolling in the deep\” de Adele.

Avanzaba como loca, hipnotiza por la melodía. entonces, frente a una fabrica, cerca de esa poza a la que llaman el canal de la muerte, un tipo con aspecto de morboso callejero me rodeo, algo ya normal, así son los hombres que se encuentra vagando en la calle, morbosos y desagradables; en menos de un segundo me sujeto del brazo pidiéndome con mala cara mi teléfono celular, lo mire con fastidio y le dije que no, yo continuaba bajo los efectos del bajo que salia del único audífono que continuaba en mi oído, el otro giraba cerca de mi codo, me zarandeó un par de veces pidiendo insistente mi teléfono, diciendo que solo quería eso, de mala forma, mirándome mal.

\”There\’s a fire starting in my heart
Reaching a fever pitch
And it\’s bringing me out the dark\”
\”We could have had it all
We could have had it all
It all, it all, it all\”

No entendía que ocurría y en mis audífonos aun sonaba la canción de Adele, voltee mi rostro para apartar la mirada del hombre de azul y me di cuenta que, junto a mi, había otro hombre en moto, con casco, entonces lo entendí todo, me estaban robando, o al menos eso luchaba por lograr el hombre de azul, seguí diciéndole no a sus exigencias hasta que, por inspiración divina grite LADRÓN, con un tono agudo, intentando estar asustada.

\”We could have had it all
Rolling in the deep
You had my heart inside of your hand
But you played it with a beating\”

El tipo de azul sujeto mi bolso, intentaba arrancharmelo y repetía como loco, sin razón, que le diera el teléfono, le dije que no, continuaba diciéndole que no, el de la moto le dijo algo similar a DÉJALA. Me soltó, en el  audífono que aun me quedaba en el oído donde todavía cantaba Adele se me resbaló, y ese fue el instante en el que entendí que debía correr por mi vida, sujetando mi bolso, dando media vuelta y caminé rápidamente.

Una cuadra mas allá, y una decena de pasos muy rápidos largos, recapacite los incidentes, empezó a dolerme el aruñón en el brazo, sentí miedo, era la primera vez que intentaban robarme y no tenia alguna idea de que había estado pensando mientras el sujeto de azul intentaba amedrentarme.


Ahora tengo conmigo mi celular y cierta cantidad de adrenalina en mi sistema.
\”You could have had it all
(You\’re gonna wish you never had met me)
Rolling in the deep
(Tears are gonna fall, rolling in the deep)
You had my heart inside of your hand
(You\’re gonna wish you never had met me)\”

Sus ojos

Me gustan tus ojos, y como miras.
Me gusta como brillan en la oscuridad y como dan sombra en la luz.
Me gusta como capturan los detalles y me muestran las pequeñas cosas que, por mirar rápido, no suelo ver.

Me gusta saber que que me miras.
Me gustan tus ojos, y como reflejas el mundo en ellos, como los arboles se mueven en el cristal de tu pupila, como el viento desplaza nubes que se ven como manchas, esponjas de vacíos, miento, de sueños, de ideas que imaginamos juntos, de imágenes que vuelan con las nubes lejos y que sabemos que volverán a posarse en tus ojos, que no se escaparan de ellos.

Me gusta como sonríen aun cuando tu rostro esta serio, aun cuando tu cuerpo esta muerto, tirado en la nada, en la fatiga, en la vagancia, en lo que sea, y ellos me sonríen, ellos me miran vivos, locos, amorosos, desesperados de amor.

Me gusta como me miras, y como la esperanza nace de lo mas negro de tu pupila y le da color al resto, y le da forma al iris, volumen, textura… Como la esperanza que fácilmente mato crea textura, textura palpable, viva que se contrae y expande con la luz del sol.

Me encanta como me miras.
Me encantan tus ojos.

El tiempo

El tiempo se nos escapa de las manos, eso escucho muy seguido, y es lo que siento de vez en cuando. Mi tiempo huye de mis manos con voracidad, como queriendo abandonarme para siempre.
Solo soy la espectadora de la vertiginosa despedida.
Las aves vuelan, y con ellas va mi tiempo.
Y en otras ocasiones, la mas abrumadoras escalofriantes y locas no se mueve, el tiempo pasa intacto a mi lado, velando mi sufrimiento, mi demencia en aumento. Aparece el silencio, la soledad de ocultarse bajo las sabanas.
Veo el mar, como huye de mi, como deseo fundirme con el.
Miércoles 30 Noviembre 2011