Saltar al contenido

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Hoy 25 de Noviembre se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer y no quería que pasara el día sin mencionarlo.

Intentar cambiar a la otra persona no es amor.
Los gritos no son amor.
Los golpes no son amor.
El control no es amor.
Los celos no son amor.
La indolencia no es amor.
Las mentiras no son amor.
Menos preciar al otro no es amor.

Hablemos de esto que nadie quiere hablar, porque las estadísticas no mienten y 7 de cada 10 mujeres sufren de violencia. Y violencia pueden ser golpes, decirte cómo vestir o con quien andar.

Esta ilustración la hice en septiembre del año pasado para un un post sobre relaciones tóxicas.

Sígueme

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

Retrato de una relación Tóxica

*Este es un post que escribí en septiembre para el blog español Sex Love Luck.

A los 18 años me creía ganadora de la lotería: salía con el prototipo de rockerillo rebelde con el que casi todas las chicas han soñado estar. Aquella relación duró cerca de 4 años y fue lo más cercano a ser atropellada, cada noche, por un camión.

Muchas veces me encontré cuestionando nuestro noviazgo: «¿es verdad lo que dijo?¿estará con otra? ¿qué debo hacer para que me prefiera? ¿qué tienen ellas que me falte? ¿algún día un hombre “bueno” se fijará en mí? ¿quiero compartir el resto de mi vida con él?» o, más simple: «¿por qué sigo en una relación con él?»

Corrían mis 19 años cuando descubrí a “mi novio” teniendo amoríos con una larga y diversa lista de mujeres, pero a pesar de sentir paranoia y desconfianza continuaba aferrada a él. Había mal aprendido de historias románticas que para amar a alguien se requiere “luchar” y cómo las mujeres perseverantes logran “transformar” al hombre patán e infiel en un príncipe azul.

Hicieron falta 3 años para entender lo insano que es justificar la infidelidad en los “errores” de la pareja. Y necesité muchas malas noches para reunir valor y aceptar la miseria que me producida su compañía.

Los malos momentos eran más comunes que los recuerdos divertidos. Me daba vergüenza hablar de mi relación amorosa con otras personas porque sabía lo tortuosa, dramática y humillante que era. Comprendía que este muchacho impulsivo e impredecible estaba predispuesto a fallar.

Durante las noches “buenas” las bromas sarcásticas se convertían en gritos; ambos intentábamos ganar la batalla a costa del otro. En los días malos él se hartaba de mi incredulidad, sus mentiras de preescolar habían perdido efecto; y lleno de ira daba media vuelta, agarraba un taxi y se marchaba.

A pesar de las situaciones desesperantes tenía miedo a alejarme y perder los beneficios de su compañía, la soledad parecía ser peor consorte. Me había convencido que existían muy pocas posibilidades de encontrar a alguien mejor. Era adicta a librarme de la culpa de nuestros problemas justificando que mis errores eran consecuencia de sus infidelidades y mentiras.

Me faltaba sentido común y madurez para entender que el amor, el respeto y el compromiso deben estar presentes como pilar en la dinámica de pareja, y que sin ellos, la convivencia entre ambos iba apresuradamente hacia un precipicio.

Pasaron muchos años hasta que fui capaz de ver todas las banderas rojas que mi relación lanzaba frente a mi rostro.

Con estas señales, ¿cuánto tiempo te hubiera tomado entender que estabas en una relación tóxica?

Sígueme

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

Sueño

“Vivir en una vida sin forma es como morir muy lento dirigida por ti.”

Que corazón tan vació encuentro hoy,
Sentado tú tan frío.

Miro a todos lados y después de tanto no veo nada.

Nadie sabe tras qué cosa ando,
Y quizá dentro de mis pequeñas ideas un medio bosquejo de lo que quiero existe.

¡Qué loca! dirían los ojos envidiosos calificadores sin pensar,
Menos tú comprensivo desfigurado.

Tan parecido a mis sueños te presentas,
Y esa historia no queda ahí.

Y tus ojos desorbitados me levantan.
Y tu aspecto, que dejó de importar hace mucho,
me demuestra la inmensidad de un mundo nuevo.

Perfecto a mis cuadros,
Soñado para mis cuentos,
Disfrazado para mis dramas;
Te encuentro entre los árboles que pinte.

Amante de mis dibujos,
Y con tu sonrisa deforme yo te ame a ti.

Algo así durará para el infinito.
Nadie, ni tú con mala cara, lo matará.

Sígueme

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

A %d blogueros les gusta esto: