Saltar al contenido

Blasfemia I

Estamos sentados viéndonos morir,
El alma extinta a los pies del cuerpo servil.

Condenados a un abismo sin fin,
Andamos en el ritual magnifico.

Disparate II

Me suicidare antes de ver el amanecer,
Y mi respiración se perderá con el sonido de tu risa,
Mi sangre se borrara con la luz satánica de tus ojos;
Mis sueños malditos volaran con tus cantos hermosos.

Triada

Éramos una triada maldita que no volverá a ser,
Éramos un enfermo deseo que no volverá a existir;
Tú el unicornio, él el dragón, yo la serpiente.

Y lo que fuimos no volverá a ser,
El oráculo hablo,
La profecía no se cumplió,
No salvamos al mundo ni mucho menos nuestra vida absurda.

Agonizamos de nuevo, desérticos en una tierra sin Dios.

Delirio VII

Eras tú mi amante perfecta,
Señora mía de deseos, lujurias y pasiones prohibidas.

Eras tú y serás siempre mi bellísima fantasía,
Mi amada,
Mi perfecta y eterna poesía.
La diosa de mis sueños de agonía.

Mi risa,
Mi consuelo,
Mi amor magnífico,
La desesperación neurótica sin freno.

Mi sol,
Mi luna,
Mi soporte,
Mi elefante fiel que el mundo sobre tu lomo sostenías.
Mi amante perfecta.

Sígueme

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

Disparate I

La combustión espontanea de nuestros cuerpos mata los bellos instantes de amor.
Flojos y desganados tus besos me embriagan de seducción.

Delirio VI

Hoy, siniestro ángel, me envuelves con tu mano, me envuelves en tu poder;
Cansada de la música hermosa me dejo llevar, en tus brazos mí cuerpo frágil permito arder.

La sentencia de la muerte sobre tu alma impura cae,
Sobre mis curvas marchistas cae.

Quiero tenerte, con desesperación, aquí a mi lado.
Quiero besar tus labios maldito amor.

Sígueme

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.